viernes, 23 de junio de 2017

Arzobispo de Filadelfia “responde” a superior general de los jesuitas quien “niega” la existencia personal del Demonio

Crédito fotográfico: diario El Mundo. 
Fue en una entrevista de finales de mayo que el superior general de los jesuitas, la congregación religiosa a la que perteneció el Papa Francisco, declaró que el demonio era un mero símbolo para expresar el mal:
“Desde mi punto de vista, el mal forma parte del misterio de la libertad. Si el ser humano es libre, puede elegir entre el bien y el mal. Los cristianos creemos que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, por lo tanto Dios es libre, pero Dios siempre elige hacer el bien porque es todo bondad. Hemos hecho figuras simbólicas, como el diablo, para expresar el mal. Los condicionamientos sociales también representan esa figura, ya que hay gente que actúa así porque está en un entorno donde es muy difícil hacer lo contrario” (cf. “El único “jefe” del Papa”, 31.05.2017).
Respuesta a la equívoca afirmación del sacerdote jesuita llegaron desde diferentes latitudes de la tierra: el así llamado “exorcista de Padua”, el padre Sante Babolín, recordó un principio de teología fundamental enseñado por la Iglesia católica, concretamente por el Concilio Lateranense de 1215, por Pablo VI en dos discursos de 1972 y por el Catecismo de la Iglesia Católica: Satanás existe como persona y el mal no es una mera abstracción.

Desde Argentina el padre Leandro Bonnin publicó en redes sociales un video en respuesta a las declaraciones del prepósito general de los jesuitas, titulado “El demonio existe, yo me lo encontré”. En ese video el padre Bonnin dice: “Es incomprensible cómo alguien que cree en Jesús, que pertenece, que dirige una congregación que se llama la Compañía de Jesús, puede negar algo que en la enseñanza de Jesús es tan claro, es tan evidente”. Más adelante cuenta su experiencia como exorcista.

Finalmente, desde la prestigiosa arquidiócesis de Filadelfia, el arzobispo Charles Chaput alertó en una sugerente columna titulada “Simpatía por el Diablo” (“Symphathy for the devil”, 05.06.2017) que Satanás “sabe que volviéndolo como un mito, inevitablemente se genera que a Dios se le trate de la misma manera”. Y añadió: “El mundo moderno hace difícil creer en el demonio. Pero trata a Jesucristo de la misma manera. Y ese es el punto”.

Fue en una entrevista de febrero de 2016 realizada por el diario peruano El Comercio que el famosos exorcista italiano Gabriele Amorth refirió una experiencia con un cardenal acerca del tema de la existencia del demonio. “Sea sincero –le interpeló el purpurado al exorcista–, el demonio no existe”. A lo que respondió el padre Amorth: Usted debe leer un libro que le será muy útil: el Evangelio”.

Es la segunda afirmación problemática del superior general de la Compañía de Jesús. Ya en otro momento negó la veracidad del evangelio que explica la indisolubilidad del matrimonio aduciendo que no podemos saber si eso lo dijo Jesús “porque no había grabadoras”.